Ir al psicólogo

Ir al psicólogoMucha gente me pregunta en qué consisten las sesiones individuales con un psicólogo o un psicoterapeuta. Os voy a hablar del trabajo que yo realizo, que no tiene por qué coincidir con el de otros profesionales.

Lo primero que siempre respondo es que yo trabajo con gente sana. Con personas conscientes, que se dan cuenta que hay algo en su vida que no funciona, y sienten la necesidad de arreglarlo. ¿Sabes cuántas personas se sienten infelices y dejan de hacer muchas cosas debido a su inseguridad? Mi compromiso es que aumenten su autoestima y así, al conectar con su potencial, que se atrevan a perseguir sus sueños hasta conseguirlos.

DOS TIPOS DE CLIENTES
Normalmente hay dos tipos de clientes:

– Las personas que, aunque estén más o menos bien, quieren estar mejor. Ya sea porque quieren conseguir algo en su vida y no tienen claro como llegar a ello, o porque quieren sentirse más llenas, más vivas, que tienen un mayor control sobre sus vidas. Quieren sentir que están eligiendo la vida que tienen y no dejarse simplemente llevar, como hacen tantas otras personas (la mayoría, creo yo).

– Las personas que tienen una dificultad, un problema claro, ya sea en forma de dependencia, de insatisfacción vital, de pérdida de rumbo o de ilusiones. Son aquellas personas que sienten que a causa de ese problema que tienen en su vida, no pueden avanzar y seguir creciendo.

LA NECESIDAD DE UN PSICÓLOGO
Siempre digo que todos tenemos la capacidad de superar cualquier obstáculo, cualquier problema o situación difícil, por dolorosa que sea. Lo que pasa es que cuanto más tiempo llevemos con aquello, más nos cuesta, sobretodo porque vemos el problema desde dentro, y precisamente, la clave para poder soltarlo es verlo desde fuera, en la distancia, desde otra perspectiva diferente.

Y es en éstos casos cuando un psicólogo es recomendable. Lo que sí es importante es que cualquier persona que inicie un trabajo de este tipo tiene que desearlo de verdad.

En los resultados se ve claramente la persona que de verdad quería salir de allí y la que no (debido a sus propias resistencias internas). El cambio que realizan algunas personas (las que están motivadas a cambiar), es sencillamente increíble y es tan, tan enriquecedor, que ¡esto es lo que más me engancha de mi trabajo!

Y esto es lo que tiene cualquier proceso de crecimiento personal. Porque las personas que trabajan conmigo, esto es lo que consiguen: un crecimiento personal.

EL PROCESO
Revisamos su historia para que la comprendan desde otra perspectiva. Todo el mundo conoce su vida, pero verla desde otro prisma es lo que nos va a aportar información valiosa. Se trata de comprender a través de aceptar, de sentir y de quererse.

También hay que analizar todo el sistema de creencias (pensamientos sobre uno mismo, sobre el mundo y sobre las relaciones) que tiene la persona para ver como éstas afectan a su día a día. Ya sabéis que aquello que pensamos es aquello que creamos o que nos encontramos en nuestra vida, y por eso estoy convencida que ¡vale mucho la pena que seamos conscientes de cómo debemos pensar, para conseguir aquello que deseamos! ¿No os parece?

A partir de aquí se hace un trabajo más personalizado con cada cliente. En función de si se trata de un caso de dependencia emocional, de falta de objetivos concretos, un problema de relación de pareja, una dificultad con el dinero, etc.

LA AUTOESTIMA EN LA BASE DE TODO PROBLEMA
Lo que sí os puedo asegurar, es que la falta de autoestima siempre está debajo de cualquier problema o dificultad.

Esto lo sé porque a medida que la persona empieza a reforzar su autoestima, el problema desaparece o, por lo menos, se modifica. Con esto podemos ver la relación directa que tiene la autoestima con nuestro bienestar psicológico, físico y espiritual.

EFECTOS DE LA TERAPIA
Con este tipo de trabajo, la persona conecta con su potencial, con todas sus capacidades, con el amor y la confianza que siente hacia sí misma, y empieza a ir a por más. Y lo consigue, y ve que empieza a actuar diferente y que esto le lleva a resultados diferentes y consigue más cosas y esto le da mucha fuerza, etc. y así va siguiendo con el proceso de crecimiento personal.

Al final del proceso, la persona ha adquirido unas herramientas que podrá utilizar cuando quiera, para dar la vuelta a cualquier situación complicada con la que se encuentre en su futuro.

Sílvia Congost Provensal
Psicóloga – Terapeuta – Coach Personal
Especialista en autoestima y relaciones
www.silviacongost.com

Foto: dnabil

Share

Un Comentario para “Ir al psicólogo”

  1. Yo necesito ayuda tengo 18 ano y todo lo q pienso es negativo siento q todo lo q me rodea en negativo nada mas pienso q lo mas recomendado para mi es la muerte

Dejar un Comentario