Introducción al feng shui

El feng shui es un entretejido entre técnica, ciencia y percepción. Se sabe que nació en la China hace de 3.000 a 5.000 años a.C.

El feng shui evalúa las energías beneficiosas y las que no lo son para crear espacios armoniosos y prósperos en nuestro hogar o lugar de trabajo.

Del mismo modo que la acupuntura funciona corrigiendo el movimiento de la energía vital “Chi” por nuestro cuerpo físico; el consultor de feng shui tratando la energía de los espacios físicos, éstos se activan o se sanan según sean tratados.

El feng shui es lógica y orden. El mismo orden que existe en la naturaleza y en el cosmos. Ningún planeta se equivoca y se sale de su órbita; así como ningún peral un día amanece con manzanas; pero el ser humano, como ser libre y pensante, sí lo hace. ¡Tiene ese poder, y lo ejerce en su beneficio o en su contra!

Feng shui: ni superstición ni decoración
Todavía hay superstición alrededor del feng shui en la China y de alguna manera se ha trasmitido a nuestra cultura. Desde luego, feng shui no son dragones, ni colgar campanas, ni accesorios o artículos llamados feng shui, por supuesto no es buena o mala suerte. Tampoco es decoración.

El feng shui tiene más que ver con la física cuántica y, por ende, con las leyes universales; cuanto más nos adaptamos y fluimos con esas leyes, más beneficiosa será nuestra vida en todas las situaciones.

Origen del feng shui
Su nacimiento fue fruto de la observación como cualquier otra ciencia; se puede considerar sabiduría popular que fue pasando de padres a hijos.

Los antiguos maestros de feng shui tenían unas pautas específicas para elegir los lugares donde construir sus casas y sembrar sus cosechas, basadas en el tamaño, la forma y la proximidad de montañas, ríos, árboles, caminos, arroyos, etc. Actualmente esto se conoce como la Escuela de la Forma.

El feng shui actual
Al aplicar el feng shui en nuestra época, cultura y estilo de vida, hay que tener en cuenta los edificios que nos rodean, avenidas, calles plazas etc. en lo referente al estudio de exteriores (como buscar un buen local de negocio o una buena casa para vivir).

En el interior de los espacios, estamos rodados de objetos, bien sean decorativos, material de trabajo, electrodomésticos, máquinas etc. En feng shui estos objetos tienen un valor específico, ya que obligatoriamente pertenecen a un elemento por su color, por su material, por su forma y por su simbolismo, y estos elementos, que son movimientos de la energía, tienen cualidades concretas; estas cualidades las utilizamos para conseguir nuestros objetivos.

En feng shui se utilizan los objetos, muebles etc. para redirigir la energía, por lo que no es de extrañar que se confunda el feng shui con decoración como también se puede dar el caso que algún profesional haga una publicidad ambigua.

También es de vital importancia la forma del espacio (el plano); ya que al aplicar el Bagua sobre el plano nos va a dar una información valiosísima de cómo están las áreas de la vida de la ubicación a tratar.

La forma es fundamental para aplicar el feng shui ya que el perfume de una flor no lo da la química de la misma sino la forma de sus moléculas.

El feng shui tiene más poder y es más efectivo cuanto más se personaliza, y se adapte a cada tipo de vida con lo cual el estilo de la decoración carece de importancia. Para que sea efectivo se ha de adaptar a nuestro presente, y a nuestra cultura.

El feng shui se puede aplicar en cualquier espacio, sea humilde u opulento. Es importante empezar con lo que se tiene; es secuencial, una puerta abrirá otra puerta.

Así que podríamos decir que: “feng shui no es decoración, pero que con la decoración hacemos feng shui”.

Objetivos del feng shui
– Restaurar: cualquier área de nuestra vida (situaciones) que están funcionando mal.
– Aumentar: mejorar cualquier área de nuestra vida, pasar de bien a mejor.
– Mantener: cuando las áreas de la vida van bien y queremos conservarlas.

El ser humano actual busca volver a su centro sin renunciar a todos los avances técnicos y científicos.

Beneficios de la aplicación del feng shui
– Favorecer la salud y el equilibrio
– Aumentar la abundancia y la prosperidad
– Aumentar la autoestima, el poder y la reputación
– Mejorar las relaciones con nuestro entorno (laborales de pareja y familiares).
– Aumentar los recursos para proyectar nuestro futuro
– Mejorar la sincronía para favorecer la entrada de recursos
– Favorecer la carrera profesional y el sentido de vida
– Aprendizaje interno y externo continuo evitando repetir errores

En general, una vida más plena.

El feng shui para occidente he adaptado el feng shui tradicional a nuestra cultura y estilo de vida.

Las herramientas principales del feng shui de la Escuela de la Forma son:
– Circulación de la energía
– La dualidad de la energía (Chi) Yin y Yang
– Cinco Elementos
– Mapa Bagua
– Simbolismos

El feng shui es una herramienta que produce poderosos resultados. Una actuación que se hace puntualmente fuera produce secuencialmente cambios internos de una forma continua. No tiene que creer en ello; los cambios sucederán. De la misma manera que no tiene que creer en que la tierra gira sobre si misma para que lo haga.

Josefina Salvador Soler
Consultora e Instructora de feng shui
Diplomada por la Escuela Europea
Consultas personalizadas en pisos, casas y negocios. Presenciales y por Internet sobre plano (grandes y pequeñas superficies)
935 897 505 – 647 678 293
jsalvador@fengshuiparaoccidente.com
www.fengshuiparaoccidente.com

Share

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario