Cuando el sexo es el problema

La mayoría de la gente intuye que el sexo es importante en una relación de pareja pero también que no es lo único que hace que dos personas estén juntas como pareja. Este tema es el típico que se discute haciendo un café hasta que nos encontramos personalmente en la situación en que el sexo es un problema. Entonces ya no es una cuestión teórica, pasa a ser nuestro día a día.

Hay muchos problemas sexuales. Algunos de ellos serían la falta de deseo, la eyaculación precoz, el dolor en la penetración (dispareunia), la disfunción eréctil, la imposibilidad de penetrar (vaginismo), dificultades en la excitación… y otros más sutiles como sentimientos de culpabilidad, malestar, miedos, rabia, incomodidad… todas esas situaciones impiden que la pareja pueda disfrutar de la sexualidad.

La función del sexo
Si os preguntara para qué tenéis relaciones sexuales en la relación de pareja, ¿Qué diríais? ¿Qué aporta la sexualidad en vuestra vida en pareja? ¿Cómo sería la relación si no hubiera sexualidad? ¿Sería una relación de pareja? ¿Qué faltaría? La respuesta de placer no cuenta ya que este tema puede solucionarlo uno mismo de forma fácil.

Ante estas preguntas hay múltiples respuestas. Dependen de la educación que uno haya recibido, del concepto de sexualidad, de cuáles hayan sido sus experiencias, de como se ha formado la relación y a qué es se da importancia… pero en la mayoría de casos surgen respuestas del estilo: unión, cariño, complicidad, intimidad, afecto, tranquilidad, diversión, deseo, compenetración… y otros factores más personales como: autoestima, reducir inseguridades respecto a la relación, buen humor, sentirse querido…

Por lo tanto, ahora podemos entender mejor para qué es importante el sexo pero también que estas finalidades se pueden obtener de otras maneras no sexuales. Cuando todo lo que nos aporta la sexualidad en la pareja lo disfrutamos sin necesitar el sexo, éste puede desaparecer a través de la falta de deseo, un tema muy complejo y que sucede como consecuencia de muchas situaciones.

Problema sexual es problema de pareja
Cuando en una relación hay problemas sexuales, éstos tienen un efecto bola de nieve: generalmente comienza con un lleve malestar, una dificultad de compenetración, malentendidos… pero evoluciona a menos que sepamos poner remedio. Evoluciona haciendo que cada vez el problema sea más grave y vaya afectando a otras facetas de la vida de la persona como sería la autoestima, ansiedad, malentendidos, dudas de pareja, la comunicación en la relación, tensión en el día a día y en las rutinas… puede afectar a cualquier ámbito personal y de la relación.

Un problema sexual no es independiente del resto de la vida de la persona y de la pareja. Cuando una persona tiene una dificultad y no tiene suficientes herramientas para poder resolverlo se debe buscar ayuda para impedir que arrastre al resto de las facetas y complique su tratamiento.

Marina Castro
Terapeuta sexual y de pareja
www.marinacastro.com

Share

2 Respuestas para “Cuando el sexo es el problema”

  1. Es claro que nuestra sexualidad hace parte de nuestro ser, está en cada componente físico-biológico, psicológico, mental, espiritual, afectivo. Hace parte de la forma en que nos comunicamos, no inter-conectamos con nuestra especie. Como dice la terapeuta Marina, la mayor dificultad del ser humano frente a su sexualidad es la falta de educación o formación en este aspecto, no es incluido en sus Proyectos de Vida, sólo se hacen “pruebas” sin ningún fin concreto. De allí que se dificulte construir una relación de pareja satisfactoria.

  2. Ceci est un exemple d’un cnomemtaire dans WordPress. Vous pouvez le modifier pour mettre ici des informations vous concernant ou concernant votre site afin que vos lecteurs en sachent un peu plus sur vous. Vous pouvez cre9er autant de cnomemtaires que vous voulez, et ge9rer l’inte9gralite9 de votre contenu dans WordPress.

Dejar un Comentario