Chicory: la madre protectora

chicory

Según Edward Bach, Chicory (achicoria) está indicada “para los que están muy atentos a las necesidades de los demás; tienden a cuidar excesivamente a los niños, a sus familiares, amigos, siempre encontrando algo que pueda ser rectificado. Están continuamente corrigiendo lo que consideran erróneo y disfrutan haciéndolo. Anhelan que aquellos por los cuales se preocupan permanezcan cerca de ellos”.

Los Chicory tienen la percepción de no haber recibido durante la infancia, el amor que tanto necesitaban.

Estas carencias, objetivas o subjetivas, determinan en Chicory un gran miedo a la soledad afectiva, a la pérdida de posesiones afectivas e influencias, al abandono o a la sustitución. Todo esto genera gran ansiedad e inseguridad.

En respuesta a estos miedos, Chicory desarrolla mecanismos destinados a conseguir de forma forzada y obligatoria el amor, la atención y dedicación de quienes forman su entorno afectivo.

Los mecanismos habituales usados por Chicory son:
A)    Autocompasión.
B)    Culpabilización de los demás.
C)    Chantaje afectivo.
D)    Manipulación, sobretodo a través de la enfermedad.
E)    Demanda de atención.

Chicory necesita ser necesario y sentirse imprescindible. En sus relaciones de pareja, amistad, familia es exigente, posesivo, controlador y sobreprotector. A menudo responde con crueldad y rencor.

Las personas Chicory son percibidas desde el exterior como enérgicas y decididas. Como flor tipo puede reconocerse ya desde la cuna en bebés que continuamente reclaman la atención de la familia, no pudiendo permanecer solos y dependiendo excesivamente del adulto en sus juegos.

En Chicory hay predisposición a trastornos ginecológicos, cardiológicos, diabetes, migraña y depresión, entre otros.

Para Bach, Chicory ha venido a este mundo a aprender la lección del amor, entendido éste como algo generoso y exento de apegos excesivos.

La toma de Chicory favorece que esta gran energía sea redireccionada en positivo dando amor sin esperar retribución a cambio, dejando en libertad a aquellos a quienes quiere, siendo empático y permitiendo el crecimiento de los demás. Todo esto sin ninguna clase de angustia ni sufrimiento añadido.

Para más información general sobre las 12 flores o remedios básicos consulta el artículo Flores de Bach: test para descubrir tu esencia personal

Anna Valls
Psicóloga col. 17195
Terapeuta Floral
www.psicologosgirona.es

Foto: Anna Valls

Share

5 Respuestas para “Chicory: la madre protectora”

  1. Molt interessant l’article, em fa reflexionar i m’agrada, moltes gràcies.

  2. Gràcies a tu Sònia pel comentari, espero que els següents també els trobis interessants.

  3. Actually, I was wrong my previous cnmemot counts as spam. My apologies you might want to delete my recent cnmemots. I also found out the award isn’t an actual award. I was expecting to get something I could hang on my wall, or something like that. Oh well. It was a good excuse to reconnect with some friends/associates.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Test Flores de Bach, descubre gratis tu esencia personal | Me Siento - 19. dic, 2012

    […] tímido Mimulus que intenta evitar ciertas situaciones sociales? ¿O tal vez eres una protectora Chicory que sufre por sus seres queridos? También podemos encontrarnos ante un indeciso Cerato que no […]

Dejar un Comentario