Antes de ver la tele tienes que hacer los deberes

Marcos, que tiene 9 años, cuando llega a casa sólo piensa en dejar la maleta de un plumazo y ponerse a mirar los dibujos animados. María, de siete años, cuando no puede ver la tele se pone a chillar y a llorar y se hace realmente difícil aguantar sus rabietas…

AUTORIDAD, AMOR Y SENSATEZ
Como madres y padres deseamos que nuestros hijos e hijas sean los protagonistas de sus propias vidas, que sean libres y, si puede ser, tan o más felices que nosotros. Pero a la vez, nos toca decidir sobre nuestras criaturas mientras ellas no puedan hacerlo por sí mismas. Es por ello que marcar límites es muy importante. Las normas deben de tener siempre en cuenta el niño y se deben marcar con amor y sensatez pero al mismo tiempo se tienen que hacer cumplir con firmeza y coherencia.

Los niños nos hacen preguntas y la mayoría de veces consideran fiable nuestro criterio. La autoridad es una responsabilidad que tenemos los padres. La autoridad no se tiene por el simple hecho de ser adulto, de ser padre o madre, sino que se adquiere: Los niños nos la proporcionan con su reconocimiento.
Por ello, ante la tarea de hacer los deberes y muchas otras obligaciones de los pequeños de la casa, conviene que actuemos de forma clara y sin dudar
.

LA HORA DE LOS DEBERES
Para empezar, el lugar de estudio hay que prepararlo y adecuarlo lo mejor posible para que permita profundizar y asimilar los contenidos de estudio con facilidad. Es necesario que fomentemos que nuestros hijos sean ordenados y que, en el lugar donde estudian, no dispongan de elementos que puedan distraer como son los videojuegos, las consolas, los aparatos de música, etc.

Hay que evitar que el pequeño de casa haga los deberes mirando la televisión. ¡Quizás los dibujos pueden ser la recompensa de haber hecho los deberes! Finalmente, también es importante que el pequeño disponga de tiempo y espacio para jugar, y, al mismo tiempo, también de tiempo y espacio para hacer los deberes. A modo de resumen, en casa:

– Sitúalo en un lugar que consideres cómodo para el estudio
– Acostúmbralo a que trabaje siempre en el mismo lugar
– Utiliza una mesa lo suficientemente grande y lisa
– No tengas sobre la mesa cosas que le distraigan
– Haz que tenga al alcance los libros y útiles de estudio cuando se ponga a trabajar
– Garantiza que utilice una silla cómoda y de respaldo recto
– Tener un horario le ayudará a reforzar un hábito de estudio diario y hará que no pierda el tiempo innecesariamente
– El uso de la agenda para organizar el trabajo le será muy importante

Albert Costa Marcé
Psicólogo y Terapeuta familiar
albert-costa@hotmail.com
Núm. Colegiado 11.016

 

Share

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario